Salud mental y Centros de Protección de menores

  • ¿Cómo están los niños y niñas que residen en Centros de Protección? ¿Cuáles son sus índices de bienestar?
  • ¿Cuál es la prevalencia de los problemas emocionales y comportamentales de los niños y niñas en acogimiento residencial en España? ¿Cómo son estos problemas?
  • ¿Qué tratamientos reciben? ¿Son eficaces los tratamientos?

Hoy me gustaría dejaros referencias de una investigación, a nuestro juicio, muy potente: El estudio Healthincare, enmarcado dentro de un proyecto de alcance Europeo donde participan diferentes países, analiza exhaustivamente cuestiones como las anteriores. En España, el estudio es liderado por el Grupo de Investigación en Infancia y Familia, GIFI (liderado por los profesores Jorge Fernández del Valle y Amaia Bravo Arteaga), vinculado a la Universidad de Oviedo.

Gracias a esta investigación, hoy, y sobre todo al cierre del proyecto a finales de este año, conocemos datos muy relevantes a cerca de cómo son sus dificultades emocionales y comportamentales, así como de la cobertura terapéutica que reciben los niños y niñas en acogimiento residencial en España. El estudio refleja:

  • Factores de riesgo del contexto familiar que están asociados a los problemas emocionales y comportamentales.
  • Prevalencia de los trastornos de salud mental.
  • Tipos de trastornos de salud mental, tanto de los casos ya identificados como de los que todavía no estaban identificados en el momento del estudio.
  • Tipos de recursos terapéuticos con los que cuentan (público, privados…).
  • Efectividad de estos tratamientos, a través de la valoración que hacen los terapeutas, los educadores y los niños y niñas.
  • Evolución de los problemas identificados con un seguimiento de los casos de tres años. (evaluación inicial en el año 2013, seguimiento con evaluaciones repetidas durante los años 2014 y 2015).

ALGUNOS DATOS

Algunas de las conclusiones que nos presentaba este estudio, tras la primera evaluación realizada (octubre de 2013) son las siguientes:

  • Han sido evaluados 994 niños, niñas y jóvenes en acogimiento residencial de diferentes regiones y programas en España. Muestra a la que se espera añadir 270 casos a final de año por la inclusión de otra región.
  • El 74CARTEL jornada healthincare% son adolescentes, siendo el plan de caso de preparación para la independencia el más frecuente, seguido de la reunificación familiar.
  • El 17% tiene algún tipo de discapacidad.
  • Se han registrado antecedentes de problemas de salud mental en el 30% de los casos y un 8% de antecedentes de conducta suicida en la familia.
  • Los resultados confirman la elevada presencia de necesidades percibidas relacionadas con la salud mental: la mitad acude a tratamiento clínico (psicológico, psiquiátrico o farmacológico: 52%)

Y esto ha sido solo el comienzo del estudio. Ahora, entre otras cuestiones, aparecen como datos relevantes que son muchos más los niños y las niñas que presentan problemas de salud mental. A través de las pruebas de screening aplicadas se evidencia un porcentaje significativo de niños y niñas que presentan sintomatología dentro del rango clínico pero no estan acudiendo a ningún tratamiento especializado.

http://www.gifi.es/sobre_gifi.html

DE LA INVESTIGACIÓN A LA PRÁCTICA

Los que conocéis al equipo GIFI como equipo de investigación sabéis tan bien como yo que no es habitual que finalicen las investigaciones con meros resultados y conclusiones. Siempre dan un paso más y nos extraen de ellas directrices bien claras y “masticaditas” para que las llevemos a la práctica.

Algunas implicaciones:

  • Necesitamos crear dentro del sistema de protección recursos educativos especializados que sean eficaces en el trabajo con niños y niñas con problemas emocionales y comportamentales. Así, los entornos educativos en los que integremos a estos niños y niñas tienen que caracterizarse por crear ambientes terapéuticos que contribuyan a mejorar estos problemas.
  • Implantación de programas específicos de prevención primaria para ansiedad y depresión (suicidio) en acogimiento residencial.
  • Formación específica de los profesionales y dotación de programas específicos para manejar comportamientos disruptivos.
  • Puesta en marcha de prácticas de coordinación adecuadas con la red de salud mental. Algo tan simple como que a las citas acuda siempre la misma persona de referencia para el menor sabemos que facilita.
  • Creación y definición de programas específicos de trabajo para abordar los trastornos graves.

(…) Fernández del Valle.

Para finalizar, os dejo con una guía que, a mi juicio, constituye todo un manual de procedimiento dentro de recursos especializados para trabajar con niños y niñas con problemas emocionales y de comportamiento en el ámbito residencial. Agradezco profundamente al equipo GIFI que el producto final de sus investigaciones sean trabajos tan prácticos como este para la intervención que realizamos desde los Centros de Protección 🙂

SALUD MENTAL DE MENORES EN ACOGIMIENTO RESIDENCIAL

Guía para la prevención e intervención en hogares y centros de protección

guía

Pin It on Pinterest