Cómo criar hijos tiranos

     ¡Ahí es nada! Supermarketing para un libro de crianza.Beyebach_como-criar-hijos-tiranos

    Os presento una lectura corta y entretenida aunque cargada de contenido. Escrita en lenguaje paradójico, trata de ayudarnos a reflexionar sobre algunas prácticas que llevamos a cabo con frecuencia, cuando el resultado que pretendemos conseguir es muy distinto al propuesto por el libro.

    “Que sean felices” Es la respuesta que con más frecuencia ofrecen las familias cuando preguntamos “qué es lo que queréis para vuestros hijos e hijas en el futuro”. En cambio, algunas de las formas de relacionarnos con ellos: lo que les pedimos, cómo esperamos que se comporten… en ocasiones nos aleja de este objetivo y se lo pone cada vez un poquitín más difícil  llegar a conseguirlo.

     ¿Puede alguien ser feliz sin tolerar la frustración que generan nuestras obligaciones? ¿Podemos desarrollar habilidades que nos ayuden a enfrentarnos a las frustraciones sin tener oportunidades para frustrarnos? ¿Cómo vamos desarrollar habilidades para controlar nuestro comportamiento en los momentos de enfado, si nunca tenemos oportunidad para enfadarnos?

Criar hijos tiranos

     Donde dije “digo”, digo “Diego”: Yo digo, digo y digo, pero nunca hago, hago y hago. Le aviso 20.000 veces pero sigue sin hacerme caso. ¿Le avisamos de lo que va a ocurrir la próxima vez y la próxima vez llega y no sucede?¿Puede obtener así el marco de seguridad que necesita para avanzar en sus aprendizajes?

     ¿Cómo puedo ayudar a mi hijo a portarse bien cuando en mi casa el ambiente es hostil, hemos perdido la confianza y ya solo esperamos que llegue lo peor? ¿Cómo puede una persona iniciar un cambio si nadie confía en que lo vaya a conseguir? ¿Para qué iniciarlo entonces?

     “No me gusta que mi hijo me chantajee pidiéndome chuches. Pero…”Cariño, si hoy no gritas cuando salgamos del parque, te compraré tus chuches preferidas”. Subestimamos continuamente el modelo que nosotros ofrecemos a nuestros hijos cuando es  la estrategia que mejor efecto tiene en el aprendizaje de los valores. ¿ ¡No volvemos un poco locos a los niños con nuestros modelos!?

     Con el humor que trasmite el absurdo de ver el mundo al revés, encontraremos en esta lectura el efecto de diferentes formas de relacionarnos con nuestros hijos. La risa está asegurada. Eso sí, recuérdate a ti mismo, a lo largo de la lectura, que estás leyendo del revés o corres el riesgo de volverte loco!!!.

     Y para terminar, como aval de seriedad os presento a sus autores: Mark Beyebach y Marga Herrero de la Vega, dos terapeutas muy conocidos por estar involucrados en el mundo de la formación de terapeutas, habiendo estado muy vinculados a la  Universidad Pontifica de Salamanca.

Pin It on Pinterest