Adaptándonos: dos casas, una familia

separación y divorcio

Desde sumando estamos trabajando en la implantación en Asturias de  un servicio especializado que intervenga con progenitores separados para reducir el conflicto interparental que se genera tras algunas separaciones y prevenir así situaciones futuras de desprotección para los niños y las niñas.

Tuvimos oportunidad de presentar nuestra forma de intervenir con progenitores en situación de separación y divorcio en el Congreso de Infancia Maltratada en Bilbao a través de una ponencia que denominamos “Sumando esfuerzos, trabajo en red y protección a la infancia”

Para muchos padres el divorcio es la solución o el inicio del camino de la solución de una situación que les hacía infelices. Para muchos niños sin embargo, el divorcio es un paso más del problema. La clave de las consecuencias de la ruptura de la relación de los progenitores no está en el hecho en sí sino en cómo se gestiona esa ruptura, en reconocer en el día a día que Papá y Mamá están ahí, me sostienen, me dan afecto y seguridad, aunque cada uno esté por su lado.

Imágenes cortesía de Ambro en FreeDigitalPhotos.net

Imágenes cortesía de Ambro en FreeDigitalPhotos.net

Cuando los padres viven juntos, los espacios en que ejercen los diferentes roles están difuminados: comparten ese ” hipotético sofá” en casa: charlando indistintamente de trabajo, de los niños, de sí mismos o de las noticias.

El divorcio rompe ese espacio, el sofá se queda vacío y ya no existe ese espacio de comunicación que padres y madres necesitan para seguir siendo responsables de la crianza y educación de sus hijos.

Imágenes cortesía de Ambro en FreeDigitalPhotos.net

 

 

Esa es la idea básica sobre la que se asienta el trabajo con familias separadas en Sumando: es posible construir nuevos espacios de comunicación después del divorcio; que niños y niñas necesitan de sus progenitores que se comuniquen entre ellos, que sigan haciéndose responsables de las tareas que asumieron al convertirse en padres.

¿Cómo estamos comenzando a trabajar esta idea? Desde la SUMA, nuestra esencia como entidad.

Imagen de Taborsky

Imagen de Taborsky

Cuando el divorcio llega a una familia, son múltiples las personas que acaban de alguna forma “interviniendo” en el conflicto: además de los directos implicados, su entorno y familias extensas, el profesor del niño, la pediatra de la niña, el abogado, la mediadora familiar, el médico de familia, la psicóloga, el trabajador social de una unidad básica de Trabajo Social, miembros de asociaciones específicas,… Multitud de profesionales que podrían convertirse en una gran red de apoyo.

Consideramos que gran parte del éxito de un programa que trabaje sobre la reducción de los conflictos interparentales tras el divorcio, comienza en esta etapa: estableciendo una gran red de apoyo, resistente, que pueda ofrecer alternativas, que toque diferentes perspectivas, que marque la coordinación entre profesionales. Entretejer red es el paso siguiente a la simple suma de individualidades. Tejer red no es solo contar con profesionales conocidos en distintos ámbitos, implica dar un paso más allá, supone trabajar de forma interdisciplinar en las situaciones que se generan tras una ruptura de pareja. Supone asumir e integrar una perspectiva más compleja de la familia que está viviendo el proceso, de las necesidades cambiantes de padres e hijos durante los momentos inmediatamente siguientes a la ruptura y de lo que llegará después. Comprender el funcionamiento de este tipo de familias dota a los profesionales de herramientas para actuar mejor y responder mejor a las familias en ámbitos como el educativo, el sanitario, el social,…

A lo largo de los próximos meses trabajaremos en grupo con progenitores en situación de ruptura conyugal, ofreciéndoles un espacio de intervención comunitaria que les permita adquirir nuevas herramientas de comunicación entre ellos y con sus hijos e hijas, haciéndoles comprender las propias responsabilidades como padres, fomentando la parentalidad positiva y el buen trato a la infancia. Simultáneamente lo haremos con los niños y niñas, trabajando en la prevención, ofreciéndoles un espacio de participación infantil en los procesos de toma de decisiones que les competan a ellos, generando reflexión y vivencia de los diferentes modos de ser familia existentes, permitiéndoles expresar sus sentimientos y emociones y generando un clima de diversión y trabajo cooperativo que les permita afianzar los lazos afectivos con sus progenitores en esta etapa.

En resumen, como entidad estamos en este momento generando, junto a otros profesionales, un nuevo camino que seguiremos construyendo con las familias y los niños. Este programa que actualmente se está gestando en Asturias, facilitará a las familias el adaptarse a su nueva situación, siendo capaces de formar una sola familia, aunque ésta viva ahora en dos casas diferentes.

Pídenos más información en adaptandonos@sumando.org

Pin It on Pinterest